La Mesa Perfecta Para Una Boda. Cómo Prepararla

Se recuerdan del personaje Vivian Ward, interpretado por Julia Roberts en la película Pretty Woman tratando de aprender cómo usar los cubiertos porque tenía una cena especial con Edward Lewis (Richard Gere).. Así es, hay tantos cubiertos que pareciera que se debe hacer un curso para saber cómo utilizarlos durante un banquete. 

Leyendo la historia encontramos que la herramienta más antigua en la mesa es el cuchillo, pero en tiempos pasados no se utilizaban los cubiertos, se comía con las manos y al lado del plato se colocaba un recipiente con agua donde los comensales podían lavarse las manos constantemente. A pesar de los tímidos intentos desde el siglo XI de introducir el hábito de usar el tenedor en Europa, no se generaliza su uso sino hasta ya entrados en el siglo XVIII, cuando los invitados comienzaron a utilizar su propio plato, vaso, cuchillo, cuchara, tenedor y servilleta (que se colgaba en el pecho y no atado alrededor del cuello). Leer: Historia de los cubiertos.

No sólo usar los cubiertos es un arte, también lo es poner la mesa. Si bien es cierto que la etiqueta prescribe las reglas de la disposición de los cubiertos según el menú sea de carne, pescado, con o sin antispasto, también es cierto que no hay reglas rígidas para una presentación ideal para una fiesta inolvidable. Es suficiente, sin embargo, satisfacer los valores, el estilo y la atmósfera del momento, evitando platos excesivamente elaborados o tenedores y cuchillos esplendidos pero difíciles de manejar.

En un matrimonio la mayor parte del tiempo se pasará en la mesa, es bueno, por lo tanto, que la novia y el novio cuiden detalladamente la disposición de la mise en place (poner a disposición la mesa). El impacto estético del conjunto debe ser coherente, si el evento tiene lugar en una granja el portaplato (o bajo plato) no deben ser de plata o los centros de las mesas de cristales. Del mismo modo, hoy no se utiliza màs un menú extravagante y una mesa extra llena de cubiertos y vasos, porque al final es incómodo.
Entonces, ¿cómo poner la mesa?, observando tantas variaciones de tenedores, cuchillos y cucharas se podría decir que para preparar una mise en place perfecta se requeriría de una gama casi infinita de accesorios. Hay más de 15 tipos diferentes de tenedores, y lo mismo podría decirse de los vasos y los platos. De hecho, el punto de equilibrio se encuentra en la funcionalidad, la elegancia y la imaginación.

El número de piezas que se colocan en la mesa dependerá del menú, el tipo de servicio (Leer: Tipos de Servicios en la Mesa) y de cada plato, el límite a ser respetado es la funcionalidad: un banquete con ocho platos en teoría debería proporcionar ocho cubiertos para cada comensal, generalmente, se colocan 2/3 cubiertos como máximo, sucesivamente el camarero los reemplazará mano a mano que se utilizan. Todo dependerá del tipo de banquete que se ofrecerá, si es un desayuno, un almuerzo, una cena de gala, etc.

De acuerdo con la "Etiqueta" los cubiertos y los otros elementos de la mise en place se deben colocar en un cierto orden, esto no significa que todo debe ser terriblemente complicado, veamos cualquier regla de base y algunos consejos:

El portaplato es la base y el centro del “place” y estará a 2-3 cm de distancia del borde de la mesa, se disponen a igual distancia unos de otros. No podrá ser quitado sino al final de la comida. Arriba van el plato plano y eventualmente si se prevé la sopa se meten también los platos hondos o las tazas para el consomé. Cuando el servicio es llevado a cabo por uno o varios camareros se prepara un sólo plato, después cambiaran los platos para las otras comidas. En cambio, cuando no hay servicio, se podrá fijar un máximo de tres platos, para el antipasto, el primero y el segundo. Los otros estarán a la mano sobre una mesa o sobre un carro. Si se opta por platos decorados, tener cuidado de que el dibujo pueda ser visto en la dirección correcta desde el punto de vista del comensal.

A la izquierda del portaplato los tenedores, al externo el que se utilizará primero. Todos a 1 m del borde de la mesa. Los mangos de los cubiertos deben estar todos alineados. El tenedor de pescado es ligeramente aplanado y con las cuatro puntas que no comienzan todas en la misma línea, el espacio central es más excavado en el cuerpo.

A la derecha el cuchillo y la cuchara, (el único tenedor que se permite en la derecha es el de las ostras con tres puntas, en lugar de cuatro). El cuchillo se coloca siempre con la cuchilla vuelta hacia el plato. La cuchara de mesa (también conocida como de sopa) se coloca hacia el externo porque, generalmente, será la primera que se utilizará.

Los cubiertos de postre van colocados horizontalmente en frente del portaplato, el tenedor con el mango a la izquierda y la cuchara y el cuchillo de fruta con el mango hacia la derecha. Pero la tendencia actual es de no ponerlos sobre la mesa sino de ofrecerlos más tarde, cuando el postre es servido. Al momento de servir el dulce se debería quitar todo dejando sólo las copas para vino del postre y el agua.

Las copas deben ser colocadas en la esquina superior derecha del portaplato en orden de grandeza, a la izquierda colocar la copa màs grande que será la del agua, después la del medio para el vino tinto, después para el vino blanco y, finalmente, la más alargada para champaña. Las copas no deben ser más de cuatro para no crear demasiado desorden entorno al comensal. (Leer: Tipos de Copas)

La servilleta, no debe ser de papel y debe ser igual al mantel, debe ser colocada en el lado izquierdo de los cubiertos. El tamaño ideal es de 50 cm. Doblada en modo simple pero perfecta, no dentro de la copa, se puede poner sobre cada plato, o en el lado izquierdo a medio centímetro del borde de la mesa.

El pan debe ser servido en un plato a la izquierda de las copas o en especiales cestos portapan.

Se pueden colocar la sal y la pimienta. Para comidas informales basta un solo salero y un solo pimentero, mientras que en las ocasiones importantes se deben colocar un pequeño salero y un portapimienta al lado de cada puesto o entre dos platos. Otros objetos, como la quesera, el plato de fruta, las medias lunas de ensalada, la salsera, etc se llevan a la mesa sólo cuando sea necesario. Otra opción es llevar la sal, la pimienta, el aceite y el vinagre, etc, a la mesa cuando lo requieran los invitados.

Algunas consideraciones:

La cubiertos en la mesa comienzan desde el exterior, ya que los cubiertos más externos serán los primeros a ser utilizados. A diferencia de lo que se usaban una vez, ahora ya no se usa poner los cubiertos con las puntas hacia abajo, pero una vez esta disposición era una regla para mostrar las iniciales grabadas sobre los cubiertos.
La mesa no debe ser ni muy grande, con distancias excesivas entre un invitado y otro, ni demasiado pequeña. Para evitar la sensación de ser demasiados apretados o demasiado separados. Las proporciones deben respetar el número de personas y la distancia media entre un cubierto y el otro, debe ser más o menos de 75 cm.
La lencería debe ser antes que nada impecable, perfectamente limpia y bien planchada. El tipo de tela, el color y la textura se pueden elegir en base al propio gusto, siempre prestando atención, al equilibrio general. Deben evitarse los tejidos sintéticos, ya que aparte de ser poco refinados, serán menos agradables al tacto.
El mantel debe caer largo de manera uniforme alrededor del perímetro de la mesa, la longitud ideal del mantel es aquella que permite casi tocar el suelo, sin que, sin embargo, lo toque verdaderamente. (Leer: Medidas de las Mesas y Los Manteles Para un Banquete). Un mantel muy corto, da la sensación de insuficiencia y de pobreza, sobre todo cuando se ven las patas de la mesa. En cambio, un mantel demasiado largo además de ser incómodo (los invitados seguramente se encontrará con el mantel entre los pies), es probable que sea peligroso porque se alza. Bastante de moda es el llamado "runner o camino de mesa", un mantel largo y estrecho, que a menudo se coloca sobre otro mantel, en contraste de color, el cual debe tener una caída de 40 ó 50 cm. Bajo el mantel, se necesita el llamado "muletón" un paño bastante espeso, además de proteger la superficie de la mesa, amortigua los sonidos que se hacen apoyando las copas, rindiendo la superficie más lisa.
Siguiendo siempre la idea de que la mesa no debe ser demasiado pesada, se debe elegir el mantel en base a la ocasión, de acuerdo con el servicio de platos utilizado, a la fiesta y la ubicación. Eviten de combinar platos y cubiertos con manteles de colores y fantasías demasiado coloradas: busquen siempre de mantener un equilibrio cromático. En lugar del mantel se pueden utilizar los individuales a la americana, uno para cada huésped, para este tipo de servicio se necesita tener una bella mesa y preferiblemente usarlos para ocasiones informales, con la familia o los amigos, y sobre todo sólo para el desayuno, nunca almuerzo o cena.
El centro de mesa es otro elemento importantísimo que tiene la intención de llamar la atención sobre el centro, debe respetar el espacio restante disponible y no debe ser excesivo, es decir, dar la oportunidad a todos los invitados que se sientan en la misma mesa para conversar. Mejor si se utilizan bases poco voluminosas para no entorpecer el movimiento y bloquear la vista de los comensales. El centro de mesa puede estar hecho de flores frescas con colores que se combinen a la mesa y con un perfume reducido de modo de no sobrecargar el olor de los alimentos (lo mismo vale para las velas). Las flores falsas deben ser evitadas, excepto, tal vez, para aquellas de seda. En cuanto a las velas, se debe evitar que las llamas lleguen a los ojos de los invitados, por esto los candelabros deben ser altos.
En lugar de disponer todo lo que se necesita de inmediato sobre la mesa, como por ejemplo las copas y los cubiertos, durante toda la comida, la solución cada vez más a menudo adoptada es la de colocar, para cada comensal, los cubiertos y las copas que se utilizan para la específica comida. Esto alivia mucho la estructura del puesto individual en la mesa, y pone a reparo de riesgo de una posible vergüenza por parte de los huéspedes no acostumbrados al gran numero de cubiertos y cristalería.

 
Pequeñas o previsiones:

1.La mesa debe colocarse con cuidado antes de la llegada de los huéspedes.
2.Estan prohibidos los cenicero y los palillos de dientes (estos últimos no se ponen sobre la mesa, y mucho menos se solicitan al camarero o a la dueña de casa; en publico no deben ser utilizados durante la comida, ni después).
3.Estàn prohibidas las botellas de plástico. El agua, si es mineral se debe dejar en su envase original, si el agua es del grifo se sirve en una jarra.
4.El vino, si de valor debe ser servido en su botella, si es común es presentado en la jarra, el vino tinto envejecido se abrirá con antelación para que "respire" tal vez utilizando un garrafa.
5.Nunca poner en las mesas los portavasos.
6.Los platos una vez utilizados deben ser quitados desde el lado derecho, mientras que el nuevo debe ser puesto desde la izquierda.
7.Il vino se vierte desde la derecha.
8.Al servir es importante privilegiar las señoras, por último la dueña de la casa, y luego pasar a los caballeros con el mismo criterio.
9.Si uno de sus invitados declina un plato por razones de salud (si no es así no sería correcto hacerlo), éste debe ser retirado junto con los cubiertos correspondientes.
10.Asegurarse de que el director de sala preste gran atención al papel de los camareros que deben estar atentos al servir a los huéspedes de una forma rápida y no dejar las botellas vacías en la mesa.
Pareciera, que la mise en place siguiera reglas demasiado rígidas, pero no es asì, se puede marcar la diferencia, pensando en detalles tales como elegantes señala puestos, ligar las servilletas con una cinta del color que coincida con el tema cromatico de la boda, un ramo pequeño de flores cerca a cada puesto,  candelabros de plata, menús personalizados, imagen o logotipo con los nombres de la novia y el novio impresos en las servilletas, se  puede personalizar una mesa de mil formas posibles basta creatividad y buen gusto.


Por último, el éxito de una boda, de una cena o almuerzo no depende de cómo se pone la mesa. Decorar la mesa con una mise en place elegante y funcional agrega seguramente muchos puntos positivos en la evaluación global del evento. Sin embargo, otros factores pueden tener un impacto mayor, deben  pensar que sus invitados trancurriran un par de horas sentados en la mesa, por lo que es importante ponerlos a gusto, ofrecer una mesa con un asiento cómodo, un menú de calidad (recuerden que la comida debe ser la protagonista) y un ambiente agradable.

Leer También:
Cómo Dejar los Cubiertos Después de Comer


Nessun commento:

Posta un commento

Condividere è bello!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...